Rayitas

Señora Tellería, ya sé lo que se dice en todos los medios: “que no sabe gobernar”; “que su esposo es el que verdaderamente ‘desgobierna’ el municipio”; que no puede con “el perro”, su manada, su santa muerte y sus golpeadores”; sé que los recolectores de basura tenían contratos leoninos, que los asaltos, los robos, dejan poca maniobrabilidad para hacer lo que quiere y lo que prometió en campaña y un sin fin de cosas más. Se le ve en las fotos, muy enojada, muy preocupada, frustrada y, disculpe mi atrevimiento, desencantada. Lo siento, pero así es el poder, por momentos.

Es decir; comprendo que la cantidad de problemas por resolver, no la dejan, por momentos (muchos), voltear a ver las calles de Pachuca y no voy por los baches, de suyo complicado asunto; quiero que voltee a ver que no hay “rayitas” casi por ningún lado. No hay cómo guiarse en días lluviosos, en días oscuros y en días soleados. Me refiero a esas rayitas que suele haber en las calles y carreteras, para dividir carriles, señalar sentidos y ordenar el tránsito. Y no hablo sobre las grandes avenidas y sobre los puentes (aunque hay algunas que no tienen esas rayitas), sino las pequeñas, las de barrios altos, las de colonias que no pagan altos impuestos por predial… ¿si sabe cuáles?

¿Sería mucho pedir que desvíe algo de recursos para ese fin? Sé que son muchas calles, pero también son muchos los autos, el transporte motorizado y no quiero arrendarle las ganancias, el día (que espero no llegue nunca), de que un accidente ocurra por la falta de esas rayitas, menos aún me quiero imaginar si hay niños de por medio… de verdad, baje un poco la vista a los problemas comunes de la gente común y le prometo que “el perro” y sus testaferros, estarán más amaestrados si resuelve esos pequeños problemas de la gente común y corriente.

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *