Jueves de Corpus

La fiesta del Corpus Christi (cuerpo de Cristo), se festeja el jueves posterior al noveno domingo posterior a la pascua cristiana (primer domingo después del primer plenilunio de primavera del hemisferio norte).

En 1971, ese jueves fue el 10 de junio.

El año anterior, cuando Luis Echeverría Álvarez (de triste y procaz memoria) accedió a la presidencia de México, declaró con la pomposidad del presidencialismo que desde antes nos inunda en la vida pública, que habría más espacios para la oposición, un camino más ancho para la democracia que reclamaba México.

Transcurridos siglo y medio de vida independiente y seis décadas de transformación nacional, México debe fortalecer el contenido económico y social de sus instituciones democráticas.

Declaró al inicio de su discurso de toma de protesta. Lo quería dejar “bien claro”, y lo reprodujo en distintos tones, a lo largo de su kilométrico mensaje.

Por la Revolución hemos afirmado la libertad ciudadana, la paz interior, el crecimiento sostenido y nuestra capacidad de autodeterminación frente al exterior.

Y lo malo no fue eso, sino que esa parte de la población que antes era la más combativa, los estudiantes, creyeron, como buenos ingenuos, como buenos desmemoriados, que el presidente Echeverría declaraba la verdad.

Los problemas en la Universidad Autónoma de Nuevo León, dio un pretexto para “retomar” las calles y levantar las protestas. Del norte llegó la petición de ayuda y de apoyo y en el centro, la UNAM y el Poli, por medio de los estudiantes, respondieron afirmativamente.

El Comité Coordinador de Comités de Lucha (CoCo), decidió que harían una marcha que iniciaría en el Casco de Santo Tomás (del IPN) y, recorriendo la Avenida de Los Maestros y Carpio, saldrían por la calzada México Tacuba para ir al Zócalo de la ciudad de México.

Lo que sucedió después, es una de las historias más oscuras de México y puede encontrarse en internet, bajo la búsqueda de Matanza del Jueves de Corpus u Halconazo.

Como siempre, nadie fue a la cárcel por la desaparición y muerte de más de 120 estudiantes.

Echeverría sólo se “desligó” (¿les suena familiar?), el regente Alfonso Martínez Domínguez, negaron la existencia de los “Halcones” y al paso del tiempo (con una guerra sucia contra las distintas guerrilas del país), sólo quedaron familias destrozadas, futuros quebrantados y la indignación sumergida en la desesperanza a la que tristemente nos vamos acostumbrando, cada día más.

Echeverría nunca fue declarado culpable pleno de la masacre; el 29 de noviembre de 2006, se le declaró responsable y contra todo pronóstico, en 2009 exonerado al no encontrarse suficientes pruebas en su contra.

Quedó el silencio y la rabia acumulada.

Quedó la memoria,

en la palabra,

49345936-antonio-solis-mimendi-jueves-de-corpus-sangriento-revelaciones-de-un-halcon-120523110101-phpapp02

en video

y en el aire, la pregunta de siempre: ¿quién fue?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *