Doctrina Estrada, ¡ALV!

La Doctrina Estrada es una de las aportaciones más valiosas de México al Derecho Internacional. Esto habría que decírcelo al aprendiz de canciller Luis Videgaray. A este pequeño pero ponzoñozo aprendiz de demiurgo, (¿será necesario explicar las palabras “difíciles” a Videgaray Caso?), tendríamos qué decirle también que:

En la Doctrina Estrada se puede distinguir el  rechazo de la práctica de reconocer o no los gobiernos que llegan al poder por un medio que no es el previsto en la Constitución respectiva pues de esa práctica se han aprovechado algunos gobiernos poderosos para obtener ventajas de los países débiles (habría que voltear a la historia de USA, gran amigo de Videgaray, para darse cuenta de esto).

Por lo tanto, resulta muy denigrante, burlesco, bufonesco; por utilizar términos que no ofendan las pudendas almas del aprendiz de canciller y sus amigos; el “comunicado”:

Videgaray se debe sentir muy bien como un bufón doble: bailando la danza de los agachados frente a Trump y su yerno; y, danzando en México y el mundo como el comparsa del bufón Trump y su yerno; aunque en este baile se lleve por entre las patas a su jefe mexicano (que evidentemente paga menos) y a sus secuaces.

Pobre Videgaray. La historia no será benigna con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *