Varia invención

Invención

  • El Estado mexicano está inmeso en una de las más graves crisis de legitimidad de las que se tenga memoria.

Realidad

  • El estado es percibido por lo medios de comunicación, en una grave crisis de legitimidad. A la gente común le vale cacahuate. La mayoría busca un día sí y otro también.

Invención

  • El Estado mexicano está inmeso en una de las más garves crisis de violencia.

Realidad

  • Al estado le importa muy poco la violencia que sufre la gente. Mientras ellos (los funcionarios públicos, miembros de partidos políticos, etc.) estén seguros (y están muy seguros), les importa un carajo de perro vagabundo los tres muertos al día que hay en México.

Invención

  • La corrupción y la impunidad, diluyen y esfuman la confianza en el Estado mexicano, lo que afecta los procesos democráticos y el estado de derecho.

Realidad

  • Al estado le importa muy poco la confianza que pueda darle la gente a la que le importa muy poco la confianza y la legitimidad del Estado, del presidentito o sus secretarios. La mayoría tiene  por memoria un estado criminal, mentiroso y antidemocrático, represor. Además, la mayoría busca que comer ese día y/o se cuida de no ser una de esas tres personas muertas por hora po el crimen o por la vida cabrona y su entropía de mierda.

Invención

  • Existe una crisis del sistema político de Estado mexicano, que lastima y hiere a nuestra incipiente democracia.

Realidad

  • La mayoría de las personas en este país, luchan cada día por llevar algo de comida a su casa, sin que esto implique que le maten en el camino; desconfía de los políticos de toda laya, orientación, signo y colores,, porque todos viven del presupuesto (es decir de sus impuestos) y se corrompen con una facilidad pasmosa. Votan, algunos, por no dejar, pero pocos, muy pocos, creen que las cosas se pueda solucionar con el voto.

En resumidas cuentas, no nos vengan ahora que la culpa es de la desidia y la falta de participación. Nos han engañado tanto, estamos tan vapuleados. Pero habemos los que creemos en que podremos levantarnos y hacer, reclamar y cambiar toda esta pinche realidad tirana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *